Iden­ti­fi­ca­da la pro­teí­na cla­ve para man­te­ner la fun­ción an­ti­tu­mo­ral de los lin­fo­ci­tos T

0
83

Los lin­fo­ci­tos T son agen­tes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio que se si­túan en el en­torno del tu­mor con el ob­je­ti­vo de iden­ti­fi­car y eli­mi­nar las cé­lu­las tu­mo­ra­les. Para ello, ne­ce­si­tan pro­du­cir una gran can­ti­dad de pro­teí­nas y esto ge­ne­ra es­trés ce­lu­lar cró­ni­co.

Un equi­po cien­tí­fi­co del IRB Bar­ce­lo­na, li­de­ra­do por el in­ves­ti­ga­dor ICREA Raúl Mén­dez, de­ve­la que la pro­teí­na CPE­B4 es esen­cial para que los lin­fo­ci­tos pue­dan ejer­cer su fun­ción an­ti­tu­mo­ral en las con­di­cio­nes de es­trés ce­lu­lar que de­ri­van de su ac­ti­vi­dad y el en­torno tu­mo­ral.

“Si blo­quea­mos CPE­B4, los lin­fo­ci­tos T no son ca­pa­ces de so­bre­lle­var el es­trés y mue­ren, con lo que no pueden frenar el crecimiento del tumor. CPE­B4 es, por lo tan­to, un elemento a tener en cuenta para garantizar la efec­ti­vi­dad de la in­mu­no­te­ra­pia en el tra­ta­mien­to del cán­cer” ex­pli­ca Mén­dez, jefe del la­bo­ra­to­rio de Con­trol Tra­duc­cio­nal de Ci­clo Ce­lu­lar y Di­fe­ren­cia­ción del IRB Bar­ce­lo­na.

El mi­cro­en­torno del tu­mor es, ade­más, una re­gión don­de el es­trés ce­lu­lar está exa­cer­ba­do por la fal­ta de nu­trien­tes y oxí­geno, de­bi­do a la gran ve­lo­ci­dad de re­pro­duc­ción de las cé­lu­las del cán­cer.

Estrés agudo vs. estrés crónico

El lla­ma­do es­trés ce­lu­lar agu­do, el más ha­bi­tual, tiene como función resolver rápidamente una situación de peligro potencial o bien eli­mi­nar a la pro­pia cé­lu­la. Por otro lado, el es­trés cró­ni­co esta pre­sen­te en mu­chas si­tua­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas, permitiendo llevar a cabo determinadas funciones celulares. Un ejem­plo son los lin­fo­ci­tos T, don­de el es­trés cró­ni­co es un me­ca­nis­mo ne­ce­sa­rio para so­bre­lle­var es­tas si­tua­cio­nes.

“In­ter­ven­cio­nes que fa­vo­re­cie­ran la adap­ta­ción al es­trés cró­ni­co en las cé­lu­las in­mu­nes, fren­te al es­trés agu­do, favorecerían la respuesta inmunitaria a los tumores”, afir­ma, por su par­te, Mar­cos Fer­nán­dez-Al­fa­ra, pri­mer au­tor de este es­tu­dio que se ha lle­va­do a cabo en co­la­bo­ra­ción con el la­bo­ra­to­rio de Eduard Batlle, tam­bién del IRB Bar­ce­lo­na y con la con­tri­bu­ción de las pla­ta­for­mas cien­tí­fi­cas de Bio­es­ta­dís­ti­ca y Bio­in­for­má­ti­ca, His­to­pa­to­lo­gía, Ge­nó­mi­ca Fun­cio­nal y Mi­cros­co­pía Di­gi­tal Avan­za­da, del mis­mo ins­ti­tu­to ade­más la pla­ta­for­ma de Ci­to­me­tría de Flu­jo del Par­que Cien­tí­fi­co del IRB Bar­ce­lo­na.

El ar­tícu­lo so­bre la in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca The EMBO Jour­nal, par­te de un tra­ba­jo an­te­rior del equi­po de Mén­dez, que ya había identificado la existencia de esta nueva respuesta al estrés celular crónico. Fu­tu­ras lí­neas de in­ves­ti­ga­ción del la­bo­ra­to­rio se centrarán en detallar cómo influyen el en­ve­je­ci­mien­to y la die­ta a los ni­ve­les de CPE­B4 y, por lo tan­to, a man­te­ner una res­pues­ta ade­cua­da al es­trés.

Imágenes e información brindadas por https://noticiasncc.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí